Uncategorized

Pilares de La Resiliencia

La RESILIENCIA es esa capacidad que tiene una persona o un grupo para recuperarse frente a la adversidad y seguir proyectando su futuro. Se trata de una respuesta común como forma de ajuste frente a la adversidad.

Así, pues, todas las personas podemos desarrollar resiliencia en una situación extrema. Cuando la persona se comporta de manera resiliente no es que no sufra y experimente dificultades o angustias, sino que elije salir de ese estado emocional fortalecido.

A continuación cuales son los pilares de la RESILIENCIA:

  1. Autoestima consistente. Es el fundamento de los demás pilares y es el fruto del cuidado afectivo hacia uno mismo. Conecta contigo para conocerte mejor y así poder apreciar lo positivo que hay en ti y aceptar tus debilidades y fracasos.
  2. Introspección. Es el arte de preguntarse a sí mismo y darse una respuesta honesta. Nos lleva a tomar consciencia de nosotros mismos y de lo que nos rodea con mayor claridad a través de la observación. Reflexionar nos ayuda a entender, a analizar las causas y responsabilidades de la adversidad que se sufre y buscar soluciones para afrontarla, cambiándola si es posible y si no, aceptándola.
  3. Autonomía. Ser personas autónomas implica tener habilidades que permiten tener sus propias elecciones, tomar sus decisiones y responsabilizarse de las consecuencias de las mismas. La autonomía se aprende y se adquiere a lo largo de la práctica, a través de la experiencia personal y social. Con ella podemos desarrollar un proyecto vital basado en la propia identidad personal y tener control sobre uno mismo.
  4. Responsabilidad. Hacerse cargo de las cosas que ocurren alrededor y tomar las riendas pensando que algo podemos hacer por cambiarlas nos hace fuertes y nos moviliza hacia la acción. Responsabilizándonos de lo único que tenemos control y poder absoluto, nuestras emociones, pensamientos y acciones.
  5. Afrontamiento siendo flexibles y adaptándonos a un nuevo escenario. Tenemos la capacidad para adaptarnos al medio, ayudemos a nuestro cerebro a conseguirlo, no nos resistamos. La flexibilidad también nos puede ayudar a ver las cosas desde otras perspectivas, siendo más abiertos podremos ver otros escenarios y nuevas oportunidades.
  6. Atención al presente. Vivir en el aquí y ahora, el presente, es un hábito que debemos poner en práctica. Dejando de lado la nostalgia del pasado y la incertidumbre del futuro. Vivir lo único real que tenemos nos lleva a valorarlo más y disfrutar de las pequeñas cosas que nos hacen la vida más agradable en el día a día.
  7. Optimismo. Siendo realistas las cosas pueden ir mal y pueden ir bien, entonces, ¿qué trabajo nos cuesta elegir pensar en positivo y pensar que las cosas pueden ir bien? Un pensamiento positivo nos lleva a sentirnos bien y recargar nuestro sistema inmune, merece la pena vislumbrar un futuro mejor.
  8. Capacidad de relacionarse y empatía. Las personas resilientes valoran y cuidan las relaciones sociales. Saben que necesitan cubrir su necesidad de afecto y brindan su amor y ayuda a los demás. Establecer relaciones íntimas nos proporciona una red de apoyo importante en los momentos difíciles.
  9. Tolerancia a la frustración. El ser humano tiende a querer controlarlo todo en su afán de encontrar la seguridad que necesita, sin darse cuenta que eso es imposible. Una sensación de falta de control nos pude llevar a estados de tensión y estrés, para evitarlos podemos aprender a gestionar la incertidumbre, no adelantarnos a lo que puede pasar, y aceptar y afrontar lo que vaya viniendo.
  10. Iniciativa. El gusto de exigirse y ponerse a prueba en través de nuevos aprendizajes promoviendo nuevas tareas. Planteándose objetivos nuevos e ilusionándose con ellos.
  11. Humor. El sentido del humor, la risa, nos salva de muchas penas. Encontrar lo cómico en la propia tragedia permite disminuir sentimientos negativos aunque sea transitoriamente y soportar situaciones adversas. Nos ayuda a superarlas y mantenernos fuertes y optimistas ante la incertidumbre.
  12. Creatividad. El hecho de tener que reinventarse en su nuevo espacio de vida incentiva la creatividad como posibilidad constructiva en un entorno de incertidumbre y complejidad. La creatividad es una cualidad que hace posible los procesos de adaptación y que se evidencia de forma exponencial en aquellas personas que han tenido que superar condiciones desfavorables.
  13. Moralidad. Desear el bien a todos independientemente de buscar el propio bienestar. En momentos de crisis es importante desear al bien común y comprometerse con los valores humanos esenciales.

En el siguiente video encontrarás información sobre los pilares de la Resiliencia.

Conoce tres pilares para ser más resiliente.

 

Referencias:

https://www.dictea.es/blog/pilares-de-la-resiliencia

No comments yet! You be the first to comment.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *